Un corto de Icíar Bollaín para explicar la labor de Aldeas Infantiles

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Todos somos conscientes de que en el mundo hay miles de ONG que hacen posible que la vida de muchas personas mejore considerablemente. Sin embargo, en ocasiones va bien que nos recuerden las grandes labores que realizan algunas de ellas como, por ejemplo, Aldeas Infantiles SOS, una organización que defiende que un hogar puede existir sin niños, pero que un niño no puede vivir sin hogar.

Esta organización internacional sin ánimo de lucro se centra en el desarrollo del niño hasta que llega a ser una persona autosuficiente y bien integrada en la sociedad. Así, trabajan para fortalecer a las familias vulnerables, de modo que puedan atender adecuadamente a sus hijos; protegen a los niños que se han visto privados del cuidado parental, a los que brindan un entorno familiar protector en el que puedan crecer sintiéndose queridos y respetados, y acompañan a los jóvenes en su proceso de maduración e independencia.

Icíar Bollaín

Icíar Bollaín ha querido recoger toda la labor de Aldeas Infantiles SOS en el corto “1,2,3… CASA”, que promueve el lema que “para ser adulto, primero hay que ser niño”. Es un cortometraje cargado de emotividad, reivindicaciones y esperanza que gira en torno a las declaraciones de algunos jóvenes que han pasado su infancia en Aldeas Infantiles y a las imágenes de unos niños que juegan al escondite. Además, a través del testimonio de madres SOS, se explica “la labor de cientos de personas que día a día trabajan para garantizar el futuro a niños, jóvenes y familias que atienden”. Podrás verlo a través de la web www.undostrescasa.org.

La labor de Aldeas Infantiles SOS

Aldeas Inantiles SOS se dedica a ayudar a niños huérfanos, abandonados o cuyas familias no pueden ocuparse de ellos, dándoles la oportunidad de crecer plenamente dentro de una familia SOS, que se sustenta en cuatro figuras básicas: la madre SOS; que vive en la misma casa y está con el niño las 24 horas, responsabilizándose de alimentarlo, cuidarlo y educarlo; los hermanos; el hogar; y por último, la Aldea Infantil SOS, que está formada por una media de 6 a 12 familias, que permiten que los niños fomenten contactos sociales para su desarrollo y que sirve de puente entre ellos y la sociedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *