Situación niños en Libia julio 2011


La atención internacional y mediática parece haber dejado ya de lado la difícil situación humanitaria de algunos de los países que se han visto afectados por los desastres naturales o los conflictos armados como los de Japón o Libia.

Tanto uno como el otro se han cobrado la vida de miles de personas y han causado muchísimos daños colaterales que han afectado negativamente la calidad de vida y la situación de millones de personas.

Concretamente en Libia, donde la revolución del pueblo contra el régimen de Gadafi ha resultado un ejemplo de la lucha por las ideas del colectivo, miles de personas todavía viven refugiadas en campamentos lejanos a sus pueblos y ciudades, a sus amigos y familiares y también a sus puestos de trabajo y sus escuelas.

Sí, porque como siempre son precisamente los niños los que más salen perdiendo en estas situaciones (si bien también es cierto que sus padres luchan por conseguir un futuro mejor): Por el momento, 100 días después de la intervención de la OTAN la ONG Save the Children alerta de que la mayoría de los menores del país continúan sin poder asistir a la escuela y puede que ni siquiera puedan hacerlo al comienzo de curso en septiembre.

Esto significa que no solamente están perdiendo un periodo esencial en su educación sino que además hace más difícil que los pequeños hagan frente al trauma de aceptar la tragedia que supone haber perdido sus hogares, amigos y hasta familiares cercanos. De hecho, una encuesta realizada por psicólogos libios asegura que más de uno de cada diez niños padece algún problema como estrés, shock, tartamudez, moja la cama por la noche o tiene pesadillas.

Los motivos por los que las escuelas permanecen cerradas es especialmente que las mismas están sirviendo como refugio a las personas desplazadas de sus hogares, que se solidarizan con las escuelas que no pueden abrir por el conflicto o sencillamente que los padres viven con el temor del peligro que puede entrañar llevarlos a ellas.

Si quieres colaborar solo tienes que aportar tu granito de arena haciendo una donación para Libia en alguna de las entidades que de ello se ocupan como Save The Children, UNICEF, ACNUR o la Cruz Roja española, por ejemplo.

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *