Seguridad para los cooperantes


Los cooperantes desarrollan su profesión muchas veces en zonas de conflicto. Se juegan su vida para ayudar a los más necesitados, por lo tanto necesitan un seguro obligatorio y diversas medidas que aplica cada organización para limitar los riesgos. A pesar de todo, ciertos acontecimientos ocurridos recientemente han cuestionado la seguridad de los cooperantes. Se han puesto en duda diversos aspectos relacionados con su trabajo, especialmente por el riesgo al que se enfrentan. Algunas ONG ya han retirado al personal desplazado en determinados puntos para evitar desgracias humanas, mientras que otras los han trasladado a zonas más seguras, aunque siempre la seguridad nunca es suficiente en estos casos.

El Estatuto de los cooperantes (2006) regula esta actividad no lucrativa. Se aprobó para cumplir con la Ley de Cooperación Internacional para el Desarrollo, que recoge el marco normativo de los aspectos esenciales de esta labor tan fundamental. En dicho documento se reúnen los derechos y obligaciones de los cooperantes, pero también se regulan los aspectos que afectan a su seguridad.

Hace pocas semanas, Intermón-Oxfam reforzaba sus medidas de seguridad en Mali y en Burkina Faso tras recibir filtraciones que alertaban de la posibilidad de un posible secuestro de su personal desplazado. Las embajadas francesas y norteamericana, avisaron del riesgo en la zona para que todos estuvieran en alerta. La organización decidió entonces trasladar a sus cooperantes a puntos más seguros, con el fin de rebajar posibles tensiones.

Sin embargo, la Comisión europea ha advertido últimamente que la seguridad de los cooperantes está “más comprometida que nunca” debido al aumento de acosos, secuestros y asesinatos. Las cifras lo dicen todo: en diez años se ha triplicado el número de fallecidos en misiones de paz.

Las ONG pueden acogerse al seguro colectivo de la AECID o contratar sus propias pólizas. El importe de la póliza se comparte. Las entidades abonan a la AECID la mitad de las primas de los seguros suscritos: uno de vida y otro de salud, en vigor mientras se mantenga la condición de cooperante. La ventaja es que su cobertura es para cualquier país del mundo. A pesar de esa opción, algunas ONG se decantan por contratar su propio seguro, con la cobertura que estimen oportuna, en ese caso la flexibilidad es una baza importante ya que puede estar acorde con el riesgo.

Cooperantes, ,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *