Qué hacer por la Lucha contra el Sida


A menudo observamos la injusta y cruel realidad que nos rodea sin saber determinar qué es lo que podríamos hacer nosotros para mejorar todas aquellas cosas que colocan a otras personas en situaciones de marginación o en pésimas condiciones de vida.

Con motivo de la próxima conmemoración del Día Internacional de la Lucha contra el Sida (1 de diciembre), en Apadrino se nos ha ocurrido acercarte una serie de ideas para que tomes conciencia acerca de este virus y hagas un esfuerzo por cambiar la situación de los más de 25 millones de personas que lo padecen en todo el mundo.

Infórmate: Atrévete a conocer el estado de la enfermedad en todo el mundo y también en tu entorno, pues solo de este modo serás capaz de concienciarte y entender la necesidad de que personas como tú pongan de su parte tanto a nivel internacional como a nivel local.

Actuación internacional: La mayoría de personas que pierden la vida a causa del virus del VIH pertenecen a alguno de los países más pobres del mundo (especialmente en África), pues no tienen ni los medios de prevención ni los elementos necesarios para controlarla después manteniendo a los afectados con buena salud; la falta de información entre la población es también un gran problema. Si quieres evitarlo la única posibilidad es realizar un donativo a alguna de las entidades que luchan contra esta enfermedad en estas zonas de acción como es el caso de Manos Unidas o Médicos sin Fronteras, por ejemplo.

A nivel local: Aunque los países más pobres son los que sufren las peores epidemias de esta enfermedad, lo cierto es que en tu entorno también pueden haber personas que se encuentren en esta situación que tú sencillamente ignoras y hasta involuntariamente (o no) ayudas a marginar. Piensa en frío, abre tu mente y valora cómo te sentirías si todas las personas de tu alrededor (familia, amigos, compañeros de trabajo, etc.) pusieran un muro frente a ti por sufrir una enfermedad, una marginación gratuita que hace probablemente les hará sentir solos e incomprendidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *