Personas con discapacidad y pobres


Es una pena que se den casos de exclusión social. Uno de los colectivos más afectados son los discapacitados, aparte de tener más dificultades para encontrar empleo, deben supera una serie de obstáculos como adaptar diversos aspectos y bienes materiales de la vida cotidiana. Comenzando por el hogar, el automóvil o la necesidad pagar de su propio bolsillo intervenciones quirúrgicas de elevado coste. Es por eso que quienes carecen de ingresos suficientes o las ayudas no les llegan, se ven incapaces de afrontar estos cambios, por lo que terminan por aumentar su discapacidad o desarrollarla en los límites de la pobreza.

Es bien sabido que la combinación de pobreza y discapacidad puede ser nefasto, la mezcla supone una calidad de vida muy inferior a la que todo el mundo debería tener derecho. Pero además la misma pobreza puede generar discapacidad, obligando a una reducción de los recursos disponibles porque obliga a transformar la vivienda o requerir asistencia sanitaria adecuada.

En cualquier caso pensamos que serán necesarios cambios estructurales que favorezcan la inclusión social para este grupo. Todos los que les rodeamos debemos ser conscientes de que hay personas con discapacidad más débiles, cuentan con un nivel inferior de estudios debido a la discriminación en el ámbito educativo, menos oportunidades para acceder al mercado de trabajo y la situación de paro y precariedad laboral. Todo esto les afecta con mayor intensidad y realmente sufren para poder seguir adelante con dignidad.

Según Naciones Unidas, más del 80% de las personas con discapacidad que viven en los países en desarrollo son pobres.

Discapacitados, Pobreza,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *