No podemos olvidarnos de Nepal

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+1

Nepal tras el terremoto
Nepal ha vivido unos días de auténtico pánico. Ahora vive unos días de desolación con la esperanza de recibir la ayuda internacional que ha ido llegando desde que conocimos la desgracia. Lo malo es que los días no corren a su favor, porque cuanto más lejos quedan los terremotos, más se diluye la movilización de todas las personas que han decidido aportar su granito de arena.

La recuperación será muy lenta

No es el caso de las ONGs, que siguen al pie del cañón pidiendo ayuda. Millones de personas viven en una situación todavía más precaria de la que se vivía antes de las sacudidas. Hay ciudades fantasmas, repletas de escombros y sueños rotos.

Nepal tras el terremoto
La gente vive con el miedo en el cuerpo por si se producen nuevas réplicas. Todo ello al tiempo que trabajan para recobrar la normalidad lo antes posible. Familias, amigos, vecinos… Todos comparten la angustia de unos momentos que no olvidarán jamás. Todos han perdido a algún ser querido porque la naturaleza no les avisó.

Hay historias tristes y también historias bonitas. Hay gente que pelea para salir adelante y que necesita nuestra ayuda. Alimentos, medicamentos y recursos económicos para levantar todos los escombros y construir nuevos municipios. El pueblo nepalí se merece que arrimemos el hombro. Será un triunfo de la humanidad que vuelvan a sonreír gracias a la solidaridad de las personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *