No a los ‘safaris humanos’


El mismo nombre con el que se conoce a este tipo de turismo ya resulta peculiar y hasta desagradable, y es que cuando hablamos de visitar las tribus indígenas para curiosear conocer su cultura y sus formas de vida no estamos haciendo algo demasiado distinto a lo que hacemos cuando realizamos un safari para ver a los animales en su hábitat natural… Muy triste, pero también cierto.

Muchos se escudan bajo las excusas acerca de la importancia del diálogo intercultural, del bien económico que suponen estas visitas a los indígenas o del simple hecho de que a los habitantes de estas tribus no se sienten incómodos con las visitas turísticas, pero más allá de esto pueden aparecer una serie de problemas.

El primero es tratar al mismo pueblo como una materia y no como personas, como un atractivo de feria al que se puede observar con el simple hecho de pagar una cuota o comprar una entrada.

De hecho, según relata el diario ‘El Mundo’ algunos turistas incluso lanzaban galletas y dulces a los niños de algunas comunidades, tal y como el que acude el zoo y tira cacahuetes a los elefantes; si el hecho ya es triste, mucho más lo es el hecho de que por recoger este tipo de ‘regalos‘ algunos niños de las tribus hayan sufrido accidentes con automóviles.

Concretamente esto ocurría en la tribu jarawa de las Islas Andamán, donde el llamamiento de Survival International a los operadores turísticos acerca de la ilegalidad de este tipo de tours ha tenido ya sus frutos: Cinco agencias han dejado ya de organizar este tipo de ‘safaris’, pero todavía hay varias que siguen con la práctica.

Aunque resulta evidente que las intenciones de quienes acuden a estos tours no son para nada negativas, ni siquiera la curiosidad o las ganas de ver otras formas de vida es suficiente como para tratar de esta manera a las personas, que además pueden poner en riesgo su vida: Las enfermedades más comunes para nosotros pueden ser nuevas y fatídicas para ellos, que no resultarían inmunes y podrían sufrir duras epidemias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *