‘Mapa de Supervivencia Infantil’ 2011


Cuando desde el sofá de casa escuchamos noticias acerca de los conflictos armados, el incumplimiento de los derechos humanos o la extrema situación de algunos países africanos, asiáticos o sudamericanos habitualmente no sentimos el alcance real de la situación.

Save The Children
ha presentado su informe ‘Mapa de la Supervivencia Infantil: los mejores y peores países para nacer’, y no solamente las cifras sino también el alcance real de las mismas son absolutamente espeluznantes.

Según el informe, ocho millones de niños menores de cinco años pierden la vida cada año a causa de la falta de recursos alimentarios y sanitarios con los que subsistir; tras un fácil y rápido cálculo verás que esto supone la muerte de 22.000 niños al día… Miles de vidas de pequeños inocentes que se desvanecen mientras muchos de nosotros nos preocupamos únicamente de nuestros problemas personales.

Precisamente este es el objetivo del ‘Mapa de la Supervivencia’ de Save The Children, conseguir llamar la atención sobre este gravísimo problema que sigue afectando no solamente a los países que lo sufren sino a la salud del mundo entero.

Si comparamos dos de los 168 países en los que se centra el estudio se nos removerán las tripas, y es que mientras en Suecia solo mueren 3 de cada mil niños al año en Somalia son 180 los que no conseguirán superar los cinco años de edad.

La situación de este país es similar a la del resto de países que se encuentran en los últimos puestos, la mayoría de ellos del África Subsahariana. Algunos de ellos son Afganistán, Níger, Chad, Sierra Leona o Malí, por ejemplo.

La ONG por la infancia ha creado el concepto de ‘desiertos sanitarios’ para aquellos lugares donde los servicios sanitarios son prácticamente inexistentes, zonas donde la falta de tratamiento y prevención provocan muertes prevenibles. Por desgracia, pese a esto solo cinco gobiernos africanos están cumpliendo el compromiso de destinar el 15% de su presupuesto a salud.

Para acabar con el problema Save The Children propone curar las tres brechas básicas: La brecha de las vacunas, la de los trabajadores sanitarios y la del presupuesto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *