Manos Unidas apoya a las mujeres para el gobierno en la India

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


A pesar de los esfuerzos por la igualdad de género en todo el mundo y de las indudables mejoras en este sentido, lo cierto es que aún a día de hoy las cifras muestran cómo los puestos de poder están todavía a manos de los hombres: Sólo 13 de las 500 mayores empresas del mundo cuentan con una mujer a cargo de su dirección general, y solo 14 mujeres ocupan un cargo de jefe de Estado o de Gobierno en el mundo.

Si esto incluye a los países teóricamente desarrollados, imagina cómo debe ser la cuestión en algunos otros países en los que la mujer sigue quedando relegada a la vida familiar…

Sin embargo, hace poco más de un mes se celebraron elecciones para los gobiernos de representación locales en el distrito de Uttar Kannada, en Karnataka (India), y los resultados fueron sorprendentes: El 48% de los miembros elegidos para formar los Gram Panchayat eran mujeres.

Con una oportunidad como esta sería imposible quedarse de brazos cruzados frente a las demandas de formación de estas mujeres, por lo que Manos Unidas está llevando a cabo un interesante proyecto en este sentido.

Su nombre es ‘Soy mujer, soy india, soy Gobierno’, y pretende formar a las 550 mujeres elegidas como miembros de los ayuntamientos locales en 11 comarcas para que sean capaces de tomar sus propias decisiones.

Los cursos de formación para estas mujeres consistirán en la educación acerca de temas como los siguientes:

– Antecedentes, estructura y estatutos del Gram Panchayat.

– Papel y responsabilidades de los miembros electos, es decir, de ellas mismas.

– Buen Gobierno, programa de empleo rural y Acta del Derecho a la Información.

Liderazgo y desarrollo de la personalidad.

– Preparación de los planes de desarrollo y presupuesto del pueblo.

– Formación de los Comités del pueblo.

Tras esta formación las 550 mujeres se habrán convertido en personas autosuficientes, seguras de sí mismas y de la labor que tienen que realizar sin ser intimidadas o atemorizadas por las presiones externas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *