Lucha contra la trata de menores


Después de cientos de años luchando contra los grandes males del ser humano todavía no hemos hecho suficiente para eliminar algunas de las lacras quizá menos vistosas pero más importantes a nivel mundial.

Nos referimos concretamente a la trata de personas, la conocida ‘esclavitud del siglo XXI’ que no es otra cosa que la explotación laboral o sexual de las personas sin su consentimiento habitualmente bajo amenazas y coacciones.

Según las Naciones Unidas, una definición más apurada sería la siguiente:

La captación, el transporte, el traslado, la acogida o la recepción de personas, recurriendo a la amenaza o al uso de la fuerza u otras formas de coacción, al rapto, al fraude, al engaño, al abuso de poder o de una situación de vulnerabilidad o a la concesión o recepción de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre otra, con fines de explotación


Si la trata o tráfico de personas ya es un atentado contra los derechos de las personas en tanto que vulnera el derecho a la libertad, integridad y dignidad, cuando el problema se refiere a la trata con menores de edad el impacto se multiplica por mil.

En este sentido, la trata de menores supone ‘una vulneración del derecho del niño a crecer en el seno de un entorno familiar’, tal y como determina UNICEF, además de traer consigo muchísimos problemas que sin duda afectarán al menor en el presente y en el futuro.

Según datos de UNICEF cada año son más de 1.2 millones los menores sometidos a este tipo de trabajos forzados en todo el mundo, y es que hasta los mismos padres engañados envían a sus hijos a otros lugares pensando que así les proporcionan una vida mejor y sin saber que, en realidad, van a pasar la peor situación de sus vidas.

Algunas de las ONGs que trabajan contra la trata de personas y menores son Capital Humano y Social Alternativo (una ONG peruana), la Ricky Martin Foundation, Amnistía Internacional, Save The Children, Acnur, La Cruz Roja española, Accem, Cáritas, Tierra de Hombres o Proyecto Esperanza, entre otras. Muchas de ellas forman parte de la Red Española contra la Trata de Personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *