Los niños con discapacidad, entre los más marginados del mundo

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


El informe anual de UNICEF sobre el Estado Mundial de la Infancia se centra este año en los niños y niñas con discapacidad. Se calcula que son unos 93 millones en todo el mundo, aunque solo se trata de una cifra especulativa, dado que no existe una definición establecida de qué es discapacidad y, por tanto, cada país lo considera una cosa.

Tristemente, en algunos países, las respuestas más frecuentes a la situación de los menores con discapacidad son la institucionalización y el abandono. Sin embargo, según afirman desde UNICEF, concentrarse en las capacidades y el potencial de los niños con discapacidad ofrecería beneficios a la sociedad en su conjunto.

Educación inclusiva

Por ejemplo, la educación inclusiva amplía los horizontes de todos los niños. Entendemos por integración admitir a los niños y niñas con discapacidad en las escuelas generales, introduciendo instrumentos y medios que favorezcan la igualdad de oportunidades, para que todos participen de las actividades educativas y de ocio.

Más vulnerables

Además, el “Estado Mundial de la Infancia de 2013: Niñas y niños con discapacidad”, dice que estos niños tienen menos probabilidades de recibir atención médica y que se encuentran entre los más vulnerables a la violencia, el abuso, la explotación y el abandono, sobre todo si se les oculta o se les ingresa en instituciones, algo que ocurre con frecuencia debido al estigma social y el coste económico que supone su crianza.


Como puedes imaginar, todos los niños que viven en pobreza son quienes menos posibilidades tienen de asistir a la escuela o acudir a un centro sanitario, pero para los que viven en la pobreza y además tienen una discapacidad esta posibilidad es aún menor. Por otro lado, el género es un factor clave, ya que las niñas con discapacidad tienen menos probabilidades que los niños de recibir alimentos y atención.

Demandas

El informe insta a los gobiernos a ratificar y aplicar la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad y la Convención sobre los Derechos del Niño, y a apoyar a las familias para que puedan cubrir los elevados costes que supone el cuidado de los niños con discapacidad, además de pedir medidas para combatir la discriminación en las sociedades, los encargados de tomar decisiones y los proveedores de servicios esenciales como la educación y la atención sanitaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *