Los esclavos del siglo XXI

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


La mayoría de nosotros hemos visto o leído acerca de la esclavitud a lo largo de la historia con el vello de punta, preguntándonos cómo tal aberración y falta contra los derechos humanos podía ser permitida y sin darnos cuenta de que, en realidad, es una cuestión que todavía no ha sido resuelta en pleno siglo XXI.

El problema es que a menudo estamos tan ciegos con nuestro día a día que no miramos más allá de nuestras narices para informarnos de aquellas cosas que no sean las que nos cuentan los medios de comunicación en sus noticias de tipo fast food… decimos esto con conocimiento de causa, porque apostaríamos a que la mayoría de vosotros no se había planteado esta cuestión hasta el momento.

¿Sabías que todavía hay más de 127.000 esclavos en todo el mundo? Pues sigue leyendo, porque esto no es todo…


Personas compradas y vendidas por dinero, tratadas como si de un objeto material sin pensamientos, sentimientos ni derechos se tratase y explotados y maltratados por personas sin escrúpulos: es cierto que las condiciones de la esclavitud han cambiado, y es que de los raptos furtivos se ha pasado a una especie de la esclavitud del endeudamiento en busca de una vida mejor que supere sus nefastas condiciones. Sin embargo, las formas de esclavitud y el dinero que se mueve entorno a este sucio negocio no son demasiado distintas de lo que podían serlo hace cien años: se dice que la esclavitud mueve nada menos que unos 13.000 millones de euros.

Las zonas más afectadas por ello son sin duda los países del hemisferio sur, aunque a menudo estas personas son trasladadas a países del norte en los que estamos tan ocupados que no podemos percibirlo (las mafias introducían a unas 35.000 personas al año en Europa occidental a través de Trieste en las pasadas décadas).

Esclavos por endeudamiento en India, Pakistán, Bangladesh y Nepal, esclavos del carbón en Brasil, esclavos agrícolas en Myanmar, niños esclavos en China para el mercado de la pirotecnia (con explosivos y fuegos), 1.000 niños explotados para extraer las semillas al cacao en Costa de Marfil y otros muchos para extraer diamantes de las minas en Sierra Leona son solo algunos de los casos que podríamos mencionar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *