La Tasa Robin Hood


Son muchas las organizaciones que se han implicado en la iniciativa por el bien común y han iniciado los trámites administrativos para solicitar la denominada tasa Robin Hood, una tasa que se aplicaría a las transacciones financieras con el objetivo de recaudar fondos para luchar contra la pobreza y el cambio climático. Las entidades que la promueven aseguran que se podrían recaudar más de 300.000 millones de euros anuales en todo el mundo.

En definitiva, la tasa Robin Hood no sería otra cosa que un impuesto para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos menos favorecidos. Con ella se pretende gravar las transacciones financieras que se realizan en los mercados para recaudar millones de euros que ayuden a luchar contra la pobreza y los efectos del cambio climático en los países con menos recursos. En primer lugar se plantea sobre las operaciones financieras no minoristas, es decir, sobre intercambio de acciones, bonos, derivados financieros, operaciones en divisas o de materias primas. Está prevista en mercados organizados y en operaciones bursátiles especulativas, pero no afectaría a las operaciones corrientes, de modo que no recaería sobre los particulares.

Si por cada transacción se abonara un impuesto del 0,05%, se llegarían a recaudar unos 300.000 millones de euros al año.

Las estimaciones son realmente muy buenas. Si se consigue implantar esta tasa, en apenas 8 días, se recaudarían fondos para garantizar educación primaria a los 72 millones de niños que no van a la escuela. En poco más de tres meses, se cubriría el coste para la adaptación al cambio climático de los países en desarrollo. Mientras que en España, la aplicación de la tasa recaudaría hasta 6.300 millones de euros anuales.

Los datos apuntan que este impuesto podría generar entre 150.000 y 520.000 millones de euros en todo el mundo, una cantidad que serviría para mejorar los servicios públicos, ayudar a las personas más afectadas por la crisis económica, reducir la pobreza en el mundo y ayudar a los países más pobres a adaptarse al cambio climático.

Solidaridad,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *