La Sagrada Familia y la Alhambra “vendidas a inversores sin escrúpulos”

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


¿Te ha impactado el titular? Pues no te preocupes. Ni la Sagrada Familia ni la Alhambra han sido vendidas, y mucho menos a inversores sin escrúpulos. Lo que pasa es que para llamar la atención sobre el problema del acaparamiento de tierras en países en desarrollo y la necesidad de regular las grandes compra-ventas de tierra, Intermón Oxfam ha quiero mostrar una serie de fotografías en las que se ven los edificios y monumentos más emblemáticos del mundo con el cartel “Vendidos a inversores sin escrúpulos”.

Edificios tan emblemáticos como el Lincoln Memorial de Washington, la Opera de Sídney, el Atomium de Bruselas, la Sagrada Familia, la Alhambra o el Museo del Prado son algunos de estos monumentos.

Acaparamiento en tierras en los países del Tercer Mundo

Como te acabamos de comentar, esta acción pretende llamar la atención sobre el problema del acaparamiento de tierras en los países en desarrollo. Estas tierras son vendidas a inversores que en muchos casos violan derechos humanos, expulsan a las comunidades de sus tierras y destruyen la forma de vida de las poblaciones.

Demasiados terrenos vendidos

Según explica la ONG, en los países pobres cada seis días se vende una superficie de terreno del tamaño equivalente a toda el área metropolitana de Madrid (1.700 km2) a inversores extranjeros y se calcula que en la última década se vendió una extensión equivalente a cuatro veces el tamaño de España (203 millones de ha). Una superficie en la que se podrían cultivar alimentos para mil millones de personas, un número similar al de las personas que cada noche se acuesta con hambre en todo el mundo.

Una petición al Banco Mundial

Por todo ello, Intermon Oxfam pide al Banco Mundial que suspenda de forma temporal las inversiones en tierras agrícolas para así poder revisar sus recomendaciones a los países en desarrollo, contribuir a establecer normas para los inversores e introducir políticas sólidas para frenar el acaparamiento de tierras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *