La mortalidad materna en el mundo no desciende


Frágiles y demasiado jóvenes para comprender lo que se les echa encima, los niños son el grupo más desprotegido y precisamente por eso también a los que más tenemos que proteger de los crudos problemas del mundo.

Sin embargo, no habría que olvidarse de esas madres que todavía pierden la vida por dar a luz a sus pequeños… ¿acaso creías que esto ya no ocurría hoy en día? Lamentamos decir que te equivocabas, porque se calcula que nada menos que 358.000 mujeres embarazadas acaban perdiendo la vida. Sencillamente, no podemos olvidarnos de ellas.


Por lo general esta escalofriante cifra es consecuencia de las complicaciones durante el embarazo y el parto, problemas que, con la falta de las infraestructuras, personal preparado y herramientas fundamentales no pueden resolverse y a menudo acaban en la muerte. Por si no fuera suficiente, estas miles de muertes van a menudo acompañadas de la muerte de más de tres millones de recién nacidos que no superan la primera semana de vida.

Cada día en el mundo 1.000 mujeres mueren por causas relacionadas con el embarazo, una cada minuto.

Confirmamos ahora tus suposiciones, porque a pesar de que no te habíamos dicho nada hasta ahora las mujeres del África Subsahariana y las del Sur de Asia son las que más riesgo tienen de morir en este periodo: sólo en estas dos regiones se concentran el 87% de las muertes maternas.

Como resulta evidente, muchas de estas muertes podrían evitarse si se destinasen más fondos de ayuda a este campo de la salud que, por cierto, forma parte de los Objetivos del Milenio que deberíamos alcanzar para el año 2015 (mejora de la salud infantil y materna).

Puedes encontrar más información acerca del tema en Red Activas o colaborar con la causa en algunas entidades como por ejemplo Matres Mundi.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *