La lucha contra el hambre y la crisis económica

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


925 millones de personas padecen de hambre ahora mismo, un 60% mujeres alrededor de todos los países menos favorecidos del mundo, generalmente pertenecientes al hemisferio sur de la tierra como África, Sudamérica y algunos países asiáticos.

Se trata del mayor problema de la humanidad, y lo cierto es que a los propios países que lo sufren se les escapa de las manos. Y es que en realidad, como ocurre en casi todos los asuntos internacionales, son las grandes potencias mundiales las que en realidad pueden ayudar a controlar el asunto. ¿Hacen todo lo posible? Nunca sabremos decirlo con seguridad, aunque como mínimo tenemos garantizado que existen organismos que luchan por ello.

El principal es el Programa Mundial de Alimentos (World Food Programe) de la ONU, una agencia especializada que distribuye alimentos para apoyar proyectos de desarrollo, para la subsistencia de los refugiados y de las personas desplazadas, así como el envío de emergencia de alimentos a los lugares que sufren desastres naturales o humanos.

Lo más impactante es que somos del todo inconscientes de la situación real del mundo y creemos que es suficiente con los proyectos que ya se llevan a cabo. Para que te hagas a la idea, sólo un 20% de los fondos del PMA pueden ser destinados a los proyectos de desarrollo a causa de la increíble demanda de ayuda para subsistir por el resto de causas.

Por desgracia, la crisis económica por la que pasan la mayoría de países ha perjudicado gravemente a que éstos puedan destinar el mismo dinero que antes al PMA, cuyos fondos descendieron fuertemente en los últimos años, dejando más desprotegidos a los menos favorecidos del mundo. Según la propia organización, la ayuda humanitaria estaba en 2009 en el nivel más bajo en los últimos 20 años, mientras el hambre en el mundo se encontraba en su punto álgido.

Además, según un informe de Médicos Sin Fronteras entre 2008 y 2009 los presupuestos de ayuda humanitaria mundial se redujeron en un 11%, reducción que en ningún caso se justifica por una mejora del escenario de las crisis humanitarias. Así, se pasó de 16.900 a 15.100 millones de dólares debido a la retirada de los gobiernos donantes de fondos públicos.

Aunque somos todos los que pasamos por este durísimo momento de crisis, debes ver que precisamente por esto es el momento de colaborar porque de esto depende la vida de muchas personas. Infórmate, busca las ONGs que más te interesen y haz una donación responsable, ¡tu granito de arena es imprescindible!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *