“Historias con derecho”, una campaña de Anesvad por el derecho a la salud


La Fundación Anesvad acaba de poner en marcha “Historias con Derecho”, una campaña de comunicación en Internet que tiene como objetivo concienciar a la sociedad de que invertir en salud transforma realidades. Para la ONG, conocer que se tiene derecho a la salud es el primer paso para poder ejercerlo. De hecho, hasta hace muy poco, muchas comunidades rurales de Bolivia, Benín y Ghana desconocían que tenían ese derecho y, ahora que lo saben, sus vidas han cambiado.

Bajo el lema “Todo empieza con el derecho a la salud. Defendámoslo siempre”, “Historias con Derecho” gira en torno a tres pequeñas películas que combinan realidad y ficción y que han sido rodadas por la propia población rural con la que trabaja Anesvad.

La películas “Los Forzudos de Torotoro”, “El Cabeza Dura de Lalo” y “Las Sonrisas de Akatsi” han sido rodadas en Bolivia, Benín y Ghana respectivamente. En ellas se muestran las carencias que existían en estos lugares y el impacto que ha producido el trabajo que se ha realizado en salud. Desde un enfoque basado en los Derechos Humanos, huyendo de asistencialismos, y haciendo que sea la propia población rural la protagonista del cambio, se muestra que la transformación social sí es posible. De esta manera, se pretende seguir reivindicando el derecho la salud de todos los seres humanos del planeta.


Para lograr que el mensaje llegue al mayor número de personas, Anesvad ha creado www.historiasconderecho.org, un microsite en el que se puede acceder a todo el contenido de la campaña, ver los vídeos y compartirlos con amigos/as y familiares a través de las redes sociales, además de un diálogo abierto sobre estas y otras historias relacionadas con el derecho a la salud.

“Historias con Derecho” también se trasladará a las calles y edificios de Madrid, Sevilla, Barcelona y Bilbao a través de proyecciones en edificios que buscan llamar la atención de los viandantes, y de tres corpóreos, con un IPAD incorporado y con el estilismo propio de Torotoro, Lalo y Akatsi.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *