Hambre de justicia. Siete compromisos capitales en la lucha contra el hambre


Desde que en 2003 naciera la campaña “Derecho a la alimentación. Urgente”, impulsada por Acción contra el Hambre, Ayuda en Acción, Cáritas Española, ONGAWA y Prosalud, ha ido acompañada de la siguiente sencilla pregunta: “¿Qué puedo hacer yo, como ciudadana y ciudadano a pie, frente a la realidad del hambre”.

Para la campaña, el solo hecho de que haya personas y grupos que se hagan esta pregunta merece el esfuerzo de ayudar a encontrar respuestas para promover el derecho humano a la alimentación de todos los seres humanos. Por eso, y cconsiderando que la alimentación es un derecho humano fundamental, base de la dignidad del ser humano y que los Estados deben respetarlo, protegerlo y garantizarlo tanto para sus ciudadanos como para terceros, han lanzado la publicación “Hambre de Justicia. Siete compromisos capital en la lucha contra el hambre”, con la intención de hacer un llamamiento a la ciudadanía para que se comprometan con el activismo solidario y la acción ciudadana en la lucha contra el hambre en todo el planeta.


Con esta breve y accesible publicación pretenden ofrecer reflexiones, ideas y propuestas agrupadas en 7 compromisos:

1. Compromiso como persona informada
2. Compromiso como votante
3. Compromiso como persona ahorradora
4. Compromiso como persona consumidora de alimentos
5. Compromiso como persona compradora de alimentos
6. Compromiso con el comercio justo
7. Compromiso como activista solidario/a

¿Qué puedo hacer yo? ¿Cómo podemos justificar nuestra falta de acción frente al incumplimiento de tantos compromisos suscritos por los gobernantes, frente a la falta de reconocimiento de los derechos humanos de buena parte de la ciudadanía, frente al aumento injustificable de la pobreza, la desigualdad o la exclusión? Con “Hambre de Justicia. Siete compromisos capital en la lucha contra el hambre” se pretende ayudar a encontrar posibles caminos a esas personas inquietas y comprometidas, para quienes los derechos humanos son mucho más que una declaración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *