Gitanos con estudios, gitanos con futuro

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


La Fundación Secretariado Gitano (FSG) ha puesto en marcha “Gitanos con estudios, gitanos con futuro“, una campaña que pretende motivar a jóvenes gitanos con el objetivo de que continúen formándose para, así, alcanzar sus sueños. Para ello, han pegado carteles en institutos de 13 ciudades españolas, protagonizados por jóvenes gitanos que pretenden ser un referente de esperanza contra el fracaso escolar.

Una de las caras de la campaña es Samuel, un estudiante gitano de 13 años que sueña con ser abogado. El joven, que participa en el programa de apoyo escolar Promociona, se presentó hace unas semanas a un casting de una campaña de publicidad, sin saber el objetivo, donde explicó que le apasiona aprender y defendió que los gitanos tienen que luchar por estudiar para romper la imagen que se tiene de ellos.

Mucho por hacer

Lo cierto es que un 80 por ciento de de los jóvenes gitanos que comienzan la Educación Secundaria obligatoria (ESO) no consigue terminarla, según denuncia la Fundación Secretariado Gitano (FSG). Sin embargo, hay motivos de celebración, ya que en los últimos seis años se ha reducido el analfabetismo entre este colectivo en 4,4 puntos y el índice de población gitana sin estudios en 7,5 puntos, ha crecido en 8,3 el índice de población con primer grado educativo completo y en 3,7 el de población con segundo grado.

Promociona

Los jóvenes que han recibido el apoyo escolar de Promociona, que este año ha ayudado a un millar de niños, han dado un vuelco a las cifras: ocho de cada diez jóvenes gitanos terminaron secundaria y consiguieron su graduado en ESO y, de estos últimos, el 96% continuó sus estudios postobligatorios.

Todo lo que se propongan

“Gitanos con estudios, gitanos con futuro” va destinada a los adolescentes gitanos, de entre 12 y 16 años, y su principal objetivo es trasmitirles que pueden llegar a ser “todo aquello que se propongan o que se atrevan a soñar“. La campaña también quiere llamar la atención de la comunidad educativa, especialmente del profesorado, para que contribuya a paliar el déficit formativo de la población gitana e implicar a las administraciones públicas para que impulsen políticas en esta dirección.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *