El peor país para ser niño


Nadie elige donde quiere nacer, es cosa del azar. Algunos tenemos las suerte crecer en países desarrollados, pero otros no tienen tanta suerte. Hambre, guerras, falta de recursos y enfermedades son los mayores enemigos de los niños. Algunos estados confirman que en determinadas zonas del planeta la situación infantil mejor, pero incluso en los países industrializados tiene carencias. Los más pequeños son el grupo social más vulnerable.

Pero gracias a los esfuerzos de solidaridad, se ha conseguido que la tasa de mortalidad infantil haya descendido en los últimos años. Sin embargo, no es suficiente, todavía debe bajar más. Los conflictos armados se nutren de niños soldados, cuyas secuelas psicológicas son a menudo mayores que las físicas. Mientras que en los países ricos, el crecimiento del PIB no es proporcional al nivel de bienestar infantil.

Los últimos informas de UNICEF son positivos: ahora mueren menos niños que hace dos décadas. Se ha pasado de 12,5 millones de muertes infantiles en 1990 a 8,8 millones en 2009. Evitar estas muertes no es complicado, con un poquito de ayuda podemos alargar dla vida de muchos niños, que vivan en mejores condiciones y que puedan ser algo más felices.

Las principales causas para abordar la mortalidad: neumonía, diarrea, trastornos en recién nacidos, paludismo, VIH y desnutrición. Por otro lado, los datos de Save the Children (STC) revelan que el 99% de las muertes de niños menores de cinco años se registran en países en desarrollo. La mitad de los fallecimientos se registran en seis países: India, Nigeria, República Democrática de Congo, Etiopía, Pakistán y China. ¿Estamos dispuestos a salvarles la vida?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *