El peligro de ser niño en Somalia

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Por si no fuera suficiente con la gravísima crisis humanitaria que ha provocado la sequía y la escasez de alimentos en el Cuerno de África, Somalia tiene muchos otros frentes abiertos más allá de la cuestión de la supervivencia frente al hambre.

Y los mayores riesgos son, como siempre, para los niños: los menores no solo deben hacer frente al hambre o las enfermedades que pueden acabar con sus vidas sino que además viven con el temor de ser secuestrados para su uso sexual o en los conflictos armados.

De hecho, la ONG por los Derechos Humanos Human Rights Watch (HRW) ha denunciado a los insurgentes de Al Shabaab en su último informe asegurando que son los responsables de secuestros, violaciones y asesinatos de niños somalíes a los que además ha utilizado como carne de cañón en sus enfrentamientos.

No importa el sexo o la edad del pequeño, pues a partir de los 10 años parece que cualquiera les resulta útil: todos ellos podrán ser soldados, terroristas suicidas o esclavos sexuales (sobre todo las niñas) que además cumplirán las tareas del hogar.

Pero el problema no solo se encuentra solamente en el bando insurgente: las fuerzas del Gobierno y sus milicias también utilizan a los menores como soldados fatando a todos los acuerdos humanitarios que habían acordado. Los niños del bando insurgente son tratados como presos corrientes sin tener en cuenta que se trata de menores que necesitan tratamiento para volver a adaptarse socialmente.

HRW considera que Naciones Unidas, la Unión Africana, Estados Unidos o la Unión Europea no han prestado suficiente atención a esta gravísima violación de los derechos de los niños, y pide con este informe que el problema sea puesto sobre la mesa en la conferencia internacional sobre Somalia que comenzará en Londres el próximo 23 de febrero.

Puedes encontrar más información en la página web de la ONG o en el informe ‘No es lugar para los niños: Reclutamiento infantil, matrimonio forzado y ataques a escuelas en Somalia’ de la ONG, que recoge declaraciones de 164 niños y niñas somalíes así como también las de padres y profesores del país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *