El ex futbolista ​​Lilian Thuram lucha contra el racismo con su libro “Mis estrellas negras”


La voz de los deportistas de élite es muchas veces más escuchada que la del resto, sobre todo la de los futbolistas. Por eso, es importante que pongan su granito de arena para luchar contra las injusticas sociales, y más si ellos mismos están directamente implicados.

Es precisamente lo que ha hecho el ex futbolista del FC Barcelona y la selección francesa, Lilian Thuran, que después de experimentar en sus propias carnes lo que significa el racismo, ha querido teorizar sobre su origen, dar herramientas para combatirlo e, incluso, entender a los radicales que practican la intolerancia por una simple cuestión de pigmentación.

Ilustres personajes

El resultado ha sido “Mis estrellas negras”, editado por Now Books, un libro que busca combatir los prejuicios contra los negros a través de la vida de 50 ilustres personajes y su aportación en ámbitos como la ciencia, el deporte, la cultura o la política. Malcom X, Luther King, Muhammad Ali, Nelson Mandela o Barack Obama son algunos de los grandes personajes que lucharon por los derechos de los negros.

Las bases del racismo

Para Thuram, el racismo es una construcción política y cultural:

Se habla de razas para hacer jerarquías entre la gente, por el color de la piel. Espero que este libro ayude a modificar nuestros prejuicios. Hemos de contribuir a cambiar las gafas con que nos miramos el mundo.

Thuram también considera que las bases para generar actitudes racistas se establecen en las escuelas, cuando solo se habla de negros al tratar el tema de la esclavitud. Por eso, su obra empieza a ser obligada de lectura en los colegios de Francia, donde se han vendido 130.000 ejemplares.

Una persona racista no es mala persona

Es tal la generosidad del ex futbolista, que considera que una persona racista no es una mala persona, “solo es alguien que tiene prejuicios“. Por eso, el francés se ha propuesto combatir esas ideas preconcebidas:

Es normal que tengamos esos prejuicios pero también hemos de tener la inteligencia para combatirlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *