Consigamos un Mundial más justo

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


¿Sabías que los grandes eventos futbolísticos suponen la vulneración de los derechos de millones de mujeres? La semana pasada la organización femenina Femen en Ucrania protestaba contra la explotación sexual que ha conllevado la Eurocopa 2012, bajo el lema “Ucrania no es un burdel y sus mujeres no son putas”. La asociación ha llegado incluso a acusar a la UEFA de promover la prostitución.

Por desgracia, no es la primera vez que un evento futbolístico supone la violación de los derechos de millones de mujeres, ya que durante la Copa del Mundo de Sudáfrica de 2012 incrementaron los delitos de trata de personas en el país. Dentro de dos años se celebrará esta misma competición en Brasil, uno de los destinos preferidos por el turismo sexual. Por eso, Solidaridad Internacional y ONG Solidar Suisse han lanzado una campaña que advierte de las posibles consecuencias que el Mundial 2012 tendrá para miles de personas en Brasil.


Según ambas organizaciones, aún no es demasiado tarde para que la FIFA pueda conseguir que esta Copa del Mundo sea una fiesta para todos y todas. Si quieres participar en la campaña sólo tienes quen firmar la petición a Joseph Blatter, presidente de la FIFA.

También Brasil ha lanzado un Plan de Acción para prevenir la explotación sexual de niñas y niños, y ha creado un grupo de trabajo a nivel gubernamental para luchar contra la explotación sexual y la violencia hacia las mujeres durante el Mundial, siguiendo la recomendación de ONU Mujeres.

No es el único problema al que tiene que enfrentarse Brasil de cara al Mundial 2014: más de 150.000 personas serán desalojadas de sus hogares como consecuencia de la “limpieza” de las favelas por razones de imagen; los y las vendedoras ambulantes pueden perder su medio de vida, ya que son desplazados para conceder derechos de imagen; la mayoría de trabajadores de la construcción no tienen condiciones adecuadas y seguras; cientos de artículos de merchandasing son fabricados en condiciones de explotación laboral; las leyes medioambientales se están volviendo más flexibles…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *