Conoce la labor de Payasos sin Fronteras

¿Cuál es el mejor remedio para la tristeza? Pues la risa. Reírse abiertamente y con todo tu cuerpo. Ese es precisamente el objetivo que persigue la ONG Payasos sin Fronteras: conseguir que las personas que se encuentran en campos de refugiados o en zonas de conflicto se rían sinceramente. ¿Y cómo lo consiguen? Pues llevando sus narices rojas y sus actividades artísticas a los países que lo necesitan. Mozambique, Costa de Marfil, Líbano, Jordania… Allí donde se necesita una sonrisa están los payasos.

Payasos sin Fronteras (PSF) nació en 1993 de la mano del artista Tortell Poltrona. Este magnífico proyecto nació de un programa de educación para la Paz en las escuelas de Cataluña y del deseo de un niño que quería que todos los niños del mundo tuvieran la posibilidad de tener payasos en sus cumpleaños. Tortell Poltrona, después de una visita a un campo de refugiados de Croacia y haciendo caso a ese niño que quería que todos los demás niños del mundo pudieran disfrutar de la risa, fundó Payasos sin Fronteras, una organización para promover acciones solidarias a través de las actividades artísticas y el humor.

Ya son más de quince años los que estos artistas y voluntarios llevan trabajando para mejorar la situación psicológica de los países más desfavorecidos, pero también para abrirnos los ojos a los que vivimos cómodamente, para que seamos conscientes de la importancia de ayudar a los demás. Porque también hay mucho trabajo cerca de casa, como en los hospitales. Si no sabes hacer malabares y lo de vestirte con colores chillones no va contigo, no te preocupes, porque también puedes encontrar tu lugar en esta organización. Se puede colaborar como artista, como voluntario en otras muchas actividades o simplemente como socio mediante una aportación económica. Porque la risa es Patrimonio de la Humanidad, visita la web de Payasos sin Fronteras: www.clowns.org


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *