Juntos contra el hambre

Con motivo de la celebración del Día Mundial de la Alimentación, varios líderes de opinión se juntaron en la sede de la Agencia Española de Cooperación Internacional al Desarrollo (EACID) para prestar su apoyo a la labor española en esta materia y felicitar a la FAO por su trabajo en la lucha contra el hambre. En el acto estuvieron presentes célebres personas de diferentes ámbitos como el periodista Toni Garrido, la escritora y miembro de la Real Academia de la Lengua, Soledad Puértolas, la escritora Espido Freire, el diseñador Modesto Lomba, la modelo y presentadora Jose Toledo, la cantaora Carmen Linares y los actores Anna Allen e Iñaki Miramón. El hambre afecta a casi mil millones de personas y todos quisieron poner su granito de arena en esta campaña que funciona bajo el lema “Hambre de ayudar”.

Eduardo Rojas, subdirector general del Departamento Forestal de la FAO apuntó que el hambre es “inaceptable y una lacra que nuestra generación debe ser capaz de eliminar de la faz de la tierra”. Por su parte, la directora de la AECID, Elena Madrazo, afirmó que “la alimentación es un derecho innegable a toda persona que la Comunidad Internacional tiene la obligación de garantizar y es un empeño en el que no podemos darnos tregua”.Soledad Puértolas y Espido Freire fueron tajantes y dijeron que es importante que todos nos involucremos en la lucha contra el hambre y que hay que derrotarlo.

Según los últimos datos de la FAO, dados a conocer durante el Día Mundial de la Alimentación en el informe “El estado de la inseguridad alimentaria en el mundo 2010”, 925 millones de personas sufren hambre crónica en el mundo. El año pasado había 1.023 millones, 98 millones más que este año, una buena mejoría, pero sin embargo todavía queda mucho por hacer y mucho camino por recorrer en este sentido. Gobiernos, organizaciones y ciudadanos debemos unirnos y cooperar en todos los proyectos que nos sea posible. La mejor manera de acabar con el hambre es que las personas que sufren esta situación pueden generar sus propios recursos y en esta línea está trabajando la FAO.


Premio Solidario Yo Dona y Pavofrío

La revista Yo Dona, puso en marcha hace cinco años la sección mujeres con causa, y durante este tiempo se han empeñado en hacer visibles a todas aquellas mujeres que ponen su granito de arena para mejorar la sociedad. De esta manera, estos años han pasado por las páginas de la revista caras muy conocidas como Ana Duato, Eugenia Silva, Araceli Segarra, Anne Igartiburu, etc., que son mujeres famosas pero también comprometidas. Si tienen algo en común es que han patriciado en muchas campañas solidarias.

Pero este año el protagonismo recae en mujeres comprometidas pero no famosas, mujeres como tú, que trabajan en la sombra por mejorar la situación de los demás. Por eso se han juntado con la marca Campofrío para crear los Premios Mujeres con Causa. El objetivo es encontrar heroínas anónimas que dedican su vida a ayudar a los demás. Si eres una de esas mujeres o conoces a alguna, puedes optar al galardón (6.000 euros) escribiendo tu historia y mandándola a la revista. Van a recibir historias hasta finales de diciembre y a principio del año 2011 un jurado votará la mejor.

Ya hay muchas historias publicadas, y cada cual es digna del premio porque refleja la labor solidaria de muchas mujeres: Cristina Benavides va año tras año a Malawi a sacarle una sonrisa a los niños, Mónica Martínez realiza una cabalgata de Reyes solidaria en Colombia, otra mujer trabaja en la India, otra  en Africa, otra con enfermos de cáncer… Ys estamos en la recta final de la convocatoria. Entra en la web de Yo Dona y lee los testimonios, puedes votar el que más te guste.

Seguridad para los cooperantes


Los cooperantes desarrollan su profesión muchas veces en zonas de conflicto. Se juegan su vida para ayudar a los más necesitados, por lo tanto necesitan un seguro obligatorio y diversas medidas que aplica cada organización para limitar los riesgos. A pesar de todo, ciertos acontecimientos ocurridos recientemente han cuestionado la seguridad de los cooperantes. Se han puesto en duda diversos aspectos relacionados con su trabajo, especialmente por el riesgo al que se enfrentan. Algunas ONG ya han retirado al personal desplazado en determinados puntos para evitar desgracias humanas, mientras que otras los han trasladado a zonas más seguras, aunque siempre la seguridad nunca es suficiente en estos casos.

El Estatuto de los cooperantes (2006) regula esta actividad no lucrativa. Se aprobó para cumplir con la Ley de Cooperación Internacional para el Desarrollo, que recoge el marco normativo de los aspectos esenciales de esta labor tan fundamental. En dicho documento se reúnen los derechos y obligaciones de los cooperantes, pero también se regulan los aspectos que afectan a su seguridad.

Hace pocas semanas, Intermón-Oxfam reforzaba sus medidas de seguridad en Mali y en Burkina Faso tras recibir filtraciones que alertaban de la posibilidad de un posible secuestro de su personal desplazado. Las embajadas francesas y norteamericana, avisaron del riesgo en la zona para que todos estuvieran en alerta. La organización decidió entonces trasladar a sus cooperantes a puntos más seguros, con el fin de rebajar posibles tensiones.

Sin embargo, la Comisión europea ha advertido últimamente que la seguridad de los cooperantes está “más comprometida que nunca” debido al aumento de acosos, secuestros y asesinatos. Las cifras lo dicen todo: en diez años se ha triplicado el número de fallecidos en misiones de paz.

Las ONG pueden acogerse al seguro colectivo de la AECID o contratar sus propias pólizas. El importe de la póliza se comparte. Las entidades abonan a la AECID la mitad de las primas de los seguros suscritos: uno de vida y otro de salud, en vigor mientras se mantenga la condición de cooperante. La ventaja es que su cobertura es para cualquier país del mundo. A pesar de esa opción, algunas ONG se decantan por contratar su propio seguro, con la cobertura que estimen oportuna, en ese caso la flexibilidad es una baza importante ya que puede estar acorde con el riesgo.