Cambio climático y derecho a la alimentación

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


En una semana se celebrará Río+20, la Conferencia de Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible, que tendrá lugar en Río de Janeiro. ¿El objetivo? “Sentar las bases de un mundo de prosperidad, paz y sostenibilidad”, con 2 pilares esenciales: una economía ecológica centrada en la sostenibilidad y la erradicación de la pobreza y la creación de un marco institucional para el desarrollo sostenible. Según datos de Naciones Unidas, el cambio climático está afectando a más de 325 millones de personas y se le atribuyen más de 300.000 muertes al año.

Para reflexionar sobre el impacto del cambio climático en el desarrollo y, especialmente, en la seguridad alimentaria, la campaña “Derecho a la alimentación. URGENTE” presentará el próximo 19 de junio el libro “Cambio climático y derecho a la alimentación”, elaborado por Gemma Durán Romero y Ángeles Sánchez Díez, profesoras del departamento de Estructura Económica y Economía del Desarrollo de la Universidad Autónoma de Madrid.


Esta publicación presenta una síntesis de las relaciones entre cambio climático, seguridad alimentaria y derecho a la alimentación, así como la necesidad de respuestas tanto adaptativas como mitigadoras frente al cambio climático, y el posicionamiento de las organizaciones en este tema.

Más de una cuarta parte de la población mundial vive de la agricultura familiar campesina, ubicándose en zonas rurales marginales con mayor vulnerabilidad frente al cambio climático. Una de las consecuencias más importantes será la desnutrición ligada a los fenómenos climáticos extremos. La disponibilidad de agua en algunas regiones de la tierra reducirá dramáticamente las cosechas, lo que se traducirá, además, en el aumento del precio de los alimentos que podrá oscilar entre el 7% y el 350%, limitando las posibilidades de muchos millones de personas de acceder a una alimentación suficiente y adecuada.

La única opción es apoyar sistemas agroecológicos que concilien las necesidades productivas con los requerimientos medioambientales, haciendo buen uso de los recursos naturales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *